La Dirección de Pujol, desde siempre, ha tenido un especial cuidado en aspectos relacionados con el bienestar de sus trabajadores.

Para canalizar mejor las ayudas que se ofrecían a los mismos, se decidió crear una Fundación que viene operando desde el año 2003.



El porque de una fundación

Desde hace bastantes años, una vez superadas las dificultades, que el inicio de cualquier actividad empresarial lleva consigo, la Dirección de PUJOL, siempre ha tenido un especial cuidado, en algunos aspectos importantes de sus trabajadores, relacionados con su salud y con su bienestar y que en ocasiones por problemas graves, han visto afectada de forma notoria su estabilidad, tanto a nivel personal como familiar, habiendo realizado actuaciones de ayuda, con aquellos trabajadores que en esas situaciones difíciles lo habían requerido, actuando siempre de forma discreta y personal, sin más pretensiones que aportar el máximo de ayuda posible al trabajador y que su situación personal, se mantuviera en un plano lo más discreto posible.


Estas actuaciones, se producían en la mayoría de las ocasiones, por la información o solicitud de ayuda que la persona afectada, hacía llegar directamente a la Dirección. Esto era así, ya que en aquellos años el tamaño de la empresa no tenía la magnitud actual y Dirección y Trabajadores tenían un trato directo y prácticamente diario. Fue a partir de bien entrados los años 90, que PUJOL incrementó de forma constante y considerable su número de empresas y por consiguiente el número de sus trabajadores.


Debido a este gran incremento, se percibió y se hizo evidente, que aún poniendo todo el esfuerzo en procurar estar al corriente de todos estos problemas, no siempre éstos llegaban de forma clara, a conocimiento de la Dirección, e incluso en ocasiones no llegaban, o bien llegaban en momentos en que ya era difícil poder aportar algún tipo de ayuda.


Con el paso de los años, esta situación hizo patente, el tener que plantearse la necesidad de crear un organismo, que pudiera ser más próximo a los trabajadores y de esta forma facilitar que la información y sus posibles soluciones fueran más rápidas y eficaces. Fue entonces cuando se decidió que una Fundación con entidad y vida propia, sería la mejor solución.


Así nació el año 2.003 la “Fundació Pujol i Gorné”, que tomó este nombre como homenaje, a los fundadores el año 1.942 de la primera empresa del grupo, el Sr. Miquel Pujol Oliva y la Sra. Mercè Gorné Gaset, teniendo claros sus objetivos, e intentando desde un principio el avanzar y consolidar cada uno de los proyectos y actuaciones que se van desarrollando.


Volver