Miércoles 09 de Mayo de 2012
Prefabricados Pujol estará presente en Construmat 2013

Prefabricados Pujol estará presente en el Salón Internacional de la Construcción, CONSTRUMAT 2013, que se celebrará en el recinto Gran Vía de Barcelona los próximos dias 21-24 de mayo con un horario de 9.30h a 19h de forma ininterrumpida.



Viernes 13 de Abril de 2012
Jornada de Innovación y Patentes (CEIM)

El pasado 8 de marzo de 2012 tuvo lugar en el Salón de Grados, de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Internacional de Catalunya (ESARQ-UIC), la jornada: "Innovación – Patentes: Nuevas oportunidades en el sector de la construcción".



Lunes 02 de Abril de 2012
El Gran libro de las Casas Prefabricadas

La editorial Gustavo Gili nos presenta "El gran libro de las Casas Prefabricadas" una selección de ejemplos de viviendas prefabricadas alrededor del mundo en los que se incide en varios aspectos del diseño sostenible.



Lunes 13 de Febrero de 2012

Montse Pujol, Implicación, unión y trabajo

El colectivo de Promotores y Constructores debe ser "capaz de producir viviendas al precio que la demanda quiere pagar". ¿Cómo? Montse Pujol nos da en este artículo las claves: "Rebajar el precio de las diferentes empresas que intervienen en el sector constructivo; rebajando el precio del suelo; rebajando los costes de cada una de las partes que componen la construcción; reinventándose con innovación y, finalmente, una legislación adequadada".

Todo ello, acompañado de "la unión hace la fuerza", remarca Montse Pujol, gerente de Casas prêt-à-porter, las casas prefabricadas de diseño y hormigón.


Tiempo atrás, el presidente de la Federación de Gremios de la Construcción de Lleida, Sr. Joan Castells, hacía una radiografía del sector muy acertada, haciendo un símil de nuestro estado con el de un enfermo a quien el médico no atiende y se le van empeorando los síntomas. No se le medica y por lo tanto, su estado se va deteriorando. No se le ingresa en el hospital ni después en la UCI y llega un punto en que la enfermedad es tan grave que difícilmente la superará. Esto, que médicamente es muy simple de entender parece que cuesta mucho cuando no se trata de una persona física sino de todo un sector, el de la construcción. Un sector, que había sido el motor económico de todo un país y que se deja morir sin tener en cuenta las consecuencias que llega a tener. Un sector, que lleva enfermo desde el año 2007, esperando una mano por parte de nuestros gobernantes que no ha llegado nunca. Un sector, que se pondrá a trabajar ya en su presente y en su futuro. Y que para poder hacerlo necesita, además del propio esfuerzo, la implicación del poder político y del poder financiero, generando confianza en primer lugar y financiación, en segundo.


Aparte de estas dos necesidades en mayúsculas, tenemos otra donde tenemos mucho que hacer y mucho donde trabajar todos juntos, nosotros y la administración: tenemos que ser capaces de producir viviendas con el precio que la demanda puede pagar. Cómo lo hacemos?


A) ¿Rebajando el precio de las diferentes empresas que intervienen en el proceso constructivo como está pasando en estos momentos? ¿Cargándonos el tejido empresarial de pequeñas y medianas empresas que tanto esfuerzo ha costado construir? No. Este no es el camino.


B) ¿Rebajando el precio del suelo? Por aquí ya se ha hecho camino. La falta de demanda ha hecho que éste no tenga precio de partida. El suelo urbano consolidado se ha ajustado dejando una difícil huella en la mayoría de nuestras empresas, todos hemos tenido que invertir en suelo en estos años de bonanza para poder continuar la actividad y hemos visto como nuestras inversiones ahora no valen nada. En cuanto al suelo, para desarrollar, tiene unas cargas difíciles de aguantar. Estos años de bonanza hemos legislado tal y como hemos vivido, por encima de nuestras posibilidades: hemos sacado leyes, decretos, ordenanzas, medidas urgentes que han ido grabando el precio del suelo y en definitiva, el de la vivienda.


C) ¿Rebajando los costes de cada una de las partes que componen la construcción de vivienda? ¿Revisando los procesos constructivos para abaratarlos? De acuerdo, también hay camino, sin embargo, empieza por preguntarnos si todo lo que le piden a la vivienda, este se lo puede permitir. Aquí también hemos legislado por encima de nuestras posibilidades, todos queremos lo mejor, de todo y Además, la pregunta es: ¿todo esto lo podemos pagar? Durante estos años en que el precio de la vivienda se iba incrementando, año tras año, lo íbamos cargando con más y más exigencias. Por lo tanto, si ahora la queremos descargar no queda más remedio que prescindir de algunas. Los promotores pagamos impuestos a todas las administraciones, aguantamos costes de las empresas suministradoras de los servicios cada vez más exigentes y hemos tenido que pagar personal específico para hacer toda la burocracia. Si estamos hablando de revisar nuestro modelo económico como país, ¿es demasiado pedir también la revisión de nuestra legislación en materia de vivienda?


D) La exigencia de reinventarse innovando topa con la regulación; se debe pasar por procesos largos y costosos que dilatan tanto el proceso que no vale la pena. En segundo lugar, estos procesos tienen un coste, que parece que a priori van acompañados de unas ayudas que quedan muy bonitas en una página web o en un catálogo, pero, que en realidad poco nos sirven, por difícilmente alcanzables para empresas pequeñas y medianas como las nuestras o por demasiado burocratizadas.


E) Hay que reivindicar el hecho de que Lleida, a pesar de ser un territorio grande en extensión pero reducido en población, debe ser tenida en cuenta a la hora de legislar ya que nuestra singularidad no se puede equiparar a la de las grandes ciudades.


En definitiva, el trabajo a realizar es mucho y por la parte que nos toca a los promotores la queremos hacer, ya mismo; es más, no tenemos más remedio que hacerla ya. Tenemos en juego el futuro de nuestras empresas y como sólo no nos podremos salir, aparte de implicar a la Administración, es necesario que todo el sector trabaje unido para defender nuestra profesión, para sacarla adelante. La unión hace la fuerza. Nuestra asociación debe servir para defender nuestra profesión, pero siempre partiendo de la voluntad de todos los que la formamos de sacarla adelante, sólo con el apoyo de todos esta asociación tiene razón de existir.


Fuente: Revista Ámbitos COELL



    Categoria/s: Entrevistas,Grupo Pujol,P.M.P.,Prefabricados Pujol,Vivienda.


Volver